Calafate, casi una leyenda